Timpanometría. Estudio de la compliancia o admitancia del tímpano.

Timpanometría y complianza.
Timpanometría y complianza.

¿Qué es el timpano y la compliancia o admitancia?

El timpano y sus partes.
El timpano y sus partes.

El tímpano es una membrana cuyas dimensiones son de 10 mm en sentido vertical y 9 mm anteroposterior. Se divide en dos regiones en función de su composición: pars tensa y pars flacida. A partir del eje que describe el ombligo y el mango del martillo, el tímpano se divide en cuatro partes: anterosuperior, anteroinferior, posterosuperior y posteroinferior.

 

El tímpano se mueve como consecuencia de las vibraciones del aire que llega a través del canal auditivo externo. Los movimientos de la membrana timpánica se transmiten al oído medio, a través del movimiento de la cadena de huesecillos, lo que transforma las variaciones de presión en movimiento mecánico.

 

La compliancia se define como la movilidad o elasticidad del sistema del oído haciendo referencia a la facilidad de transmisión del sonido a través de este. La unidad de medida es el cc o ml.

Por el contrario, la impedancia acústica hace referencia a la oposición que presenta el oído medio al paso del sonido.

 


Esquema de un impedanciómetro
Esquema de un impedanciómetro

Valores normales de la timpanometría

La timpanometría es la medida de la admitancia acústica del oído, medido en el conducto auditivo externo, cuando sometemos a éste a variaciones de presión gaseosa. Es decir, es una medida de la movilidad del complejo tímpano-osicular.

 

Para saber cómo se realiza el estudio impedanciométrico ir al siguiente enlace: Impedanciometría: timpanometría y reflejo estapedial 

 

El timpanograma es el gráfico que representa los valores de la admitancia del oído cuando se somete al conducto auditivo externo a variaciones de presión gaseosa en el curso de unos segundos ( de +200 mm de H2O hasta -200 mm de H2O ).

 

La admitancia máxima se establece cuando la movilidad de dicho sistema es óptima. Esto sucede cuando la presión gaseosa a ambos lados de la membrana timpánica es igual, pues en esas condiciones el tímpano está en equilibrio. En condiciones normales esta situación se da cuando la presión a ambos lados del tímpano es de 0 mm de H2O.

Cuando la bomba de presión del impedanciómetro somete al conducto auditivo externo a presiones muy positivas o muy negativas, es sistema tímpano-osicular se desplaza de su posición de equilibrio, empujado o absorbido por la diferencia de presión establecida a ambos lados de la membrana timpánica, y se torna extremadamente rígido.


Timpanograma normal. En el eje de abcisas están representadas las variaciones de presión y en el eje de ordenadas las variaciones de admitancia del oído. El punto de admitancia máxima está centrado en 0 mm de H2O
Timpanograma normal. En el eje de abcisas están representadas las variaciones de presión y en el eje de ordenadas las variaciones de admitancia del oído. El punto de admitancia máxima está centrado en 0 mm de H2O

Estudio timpanométrico

Admitancia estática

Para calcularla medimos la admitancia del oído en situación de máxima movilidad timpánica, lo que representa la admitancia del conducto auditivo externo y la del oído medio (CAE + OM). Luego medimos la admitancia con una presion muy elevada en el oído externo (+300 mm) lo que representa la admitancia del CAE sin participación alguna del oído medio. Restamos los dos valores obtenido: (CAE + OM) - CAE es igual a la admitancia del oído medio.

Por lo tanto identificamos la admitancia estática con la admitancia del complejo tímpano osicular.


Las diferencias individuales son considerables y la utilidad de esta medida es bastante controvertida.

Medida de volumen del conducto auditivo externo CAE

Si atendemos a la medida de la admitancia en el momento en que la presión es de + 200 mm de H2O, estamos midiendo la admitancia del CAE exclusivamente.


Este medida es:

  • En niños 0.6 a 0.8 cc, con una media de 0.7 cc
  • En adultos 1 a 1.5 cc, con una media de 1.1 cc

En caso de perforación timpánica su valor se elevaría considerablemente, o sea, hay perforación si superan los 2 cc en niños, y los 2.5 cc en adultos.

Gradiente y amplitud timpanométrica

El gradiente timpanométrico mide las variaciones de la admitancia correspondientes al intervalo de presión de +50 mm de H2O y -50 mm de H2O medidos a un lado y otro del punto de admitancia máxima. Se mide en cm3 sobre la línea de ordenadas del gráfico timpanométrico. Se considera un valor normal el que resulta inferior al 40% de la admitancia máxima.

La amplitud timpanométrica  es la medida de la amplitud del timpanograma a la altura del 50% del la admitancia estática. Se mide en mm de H2O, u otras unidades de presión, sobre la linea de abcisas del timpanograma. Los valores normales se sitúan entre 50 y 150 mm de H2O.


Se utilizan para detectar e identificar presencia de derrame líquido en la cavidad del oído medio. 


Formas del timpanograma

Patrones timpanométricos
Patrones timpanométricos

Se reconocen cinco tipos básicos de patrones timpanométricos:

  • El tipo A corresponde a la normalidad. El punto de admitancia máximo está centrado en la presión de 0 mm de H2O, y los límites de la admitancia estática se encuentran entra las cifras consideradas normales: 0.2 a 1.4 cc. Este tipo de patrón asegura la existencia de un tímpano normal, una cavidad aérea normal en el oído medio, y de una admitancia normal del sistema tímpano-osicular.
  • Tipo AD corresponde a un timpanograma en el que el pico de admitancia máxima está centrado en 0 mm de H2O, pero en el que la admitancia del sistema está muy aumentada. Este tipo de timpanograma se puede ver en tímpanos cicatriciales hipermóviles con membranas neoformadas o placas de minringoesclerosis. También en casos de  discontinuidad de la cadena osicular con tímpano íntegro, o en situaciones de tímpanos hipermóviles, sin significado patológicos.
  • Tipo AS también tiene el punto de admitancia máxima en la presión 0, pero su admitancia es anormalmente baja en el resto de presiones. Esto es debido a un aumento de la rigidez del sistema timpano-osicular, como es el caso de la otosclerosis. Aunque esto no quiere decir que siempre se comporte timpanométricamente la otosclerosis de esta manera, ya que el efecto de fijación de la cadena osicular puede verse compensado con un tímpano hipermovil, pudiendo ser entonces un patron tipo A.
  • Tipo B corresponde a una elevación muy importante en la impedancia del sistema, o la existencia de una perforación timpánica. La medida del volumen del conducto auditivo externo nos permite distinguir entre ambas situaciones: un volumen superior a 2 cc en un niño, o 2.5 cc en un adulto, corresponde a una perforación timpánica. Un timpanograma tipo B con un volumen normal de conducto auditivo corresponde a presencia de líquido en el oído medio, tal y como sucede el las otitis secretoras. También es un timpanograma típico de un paciente con timpanoesclerosis masiva u otras circunstancias en las que halla una desproporcionada disminución de la admitancia. Otro cas, cuando haya cerumen impactado.
  • Tipo C se caracteriza porque el punto de admitancia está desplazado a presiones muy negativas, -150 mm H2O. Este caso se da en situaciones de hipopresión aérea en el oído medio, circunstancia asociada a una disfunción obstructiva moderada de la trompa de Eustaquio que impide una correcta ventilación del oído medio.

Excepcionalmente puede darse el caso de que el punto de admitancia máximo esté desplazado a presiones positivas, que sucede en el periodo exudativo de la otitis media aguda, y tras realizar la maniobra de Valsalva.


La maniobra de Valsalva (por el médico italiano Antonio María Valsalva) es cualquier intento de exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas.
La maniobra de Valsalva (por el médico italiano Antonio María Valsalva) es cualquier intento de exhalar aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas.

Indicaciones de la Admitanciometría

  • Se trata de la mejor y más fácil forma de estudiar la movilidad del complejo tímpano-osicular.
  • En el caso de hipoacusias de transmisión permite aclarar aspectos relacionados con la naturaleza de la enfermedad que las origina.
  • En los casos de otitis media secretora crónica permite controlar objetivamente la evolución del derrame en el oído medio.
  • Permite demostrar la existencia de perforaciones timpánicas en oídos cuya estructura anatómica impide el control del tímpano por otoscopia.
  • Facilita la evaluación postquirúrgica de las timpanoplastias.



Principios básicos y aplicaciones clínicas de la timpanometría. Audiología Clínica Vol.2

Audiología diagnóstica

Tratado de audiología

Escribir comentario

Comentarios: 0