Fisiología de la audición. La vía auditiva.

Fisiología de la audición: las vías auditivas
Fisiología de la audición: las vías auditivas

La vía auditiva aferente

Como ya comentamos en el artículo anterior Fisiología de la audición: oído interno, cóclea y transducción., la energía mecánica transformada en impulsos eléctricos por las células ciliadas CC del órgano de Corti, son conducidas hasta los centros analizadores superiores de la corteza superior, que es el verdadero órgano de la audición. 

 

La vía auditiva es un camino complejo formado por tres estaciones sinápticas, además de otras ubicadas en el complejo olivar superior y en los núcleos del lemnisco lateral y en el tubérculo cuadrigémino posterior

Las tres estaciones de la vía auditiva y la CA o corteza auditiva.
Las tres estaciones de la vía auditiva y la CA o corteza auditiva.

1ª Las primeras neuronas de la vía asientan en el gánglio espiral de Corti

En estas primera neuronas se ha registrado que el estímulo desencadenado por cada tipo de frecuencia es conducido por grupos específicos de axones. Luego hay una ordenación tonotópica de las neuronas.

Las fibras originadas en las porciones basales de la cóclea conducen las frecuencias agudas por la parte más periférica del nervio, mientras que las que proceden de áreas más apicales, con información de las frecuencias graves, se localizan en la porción central de la rama coclear del VIII par craneal.

A intensidades próximas al umbral, cada grupo de neuronas solo responde a estímulos de una frecuencia determinada, (y si aumentamos la intensidad del estímulo otras frecuencias próximas), quedando reflejadas en las curvas tonales. 

Este hecho puede ser una de las explicaciones al fenómeno del reclutamiento.

2ª Las segundas  neuronas, en los núcleos cocleares ventral y dorsal.

La organización tonotópica descrita en las fibras del nervio coclear también se mantienen aquí, donde determinados grupos de células responden de manera preferente a frecuencias concretas.

Las fibras del núcleo coclear ventral en su mayor parte se dirigen a  el complejo olivar superior, otras siguen por el lemnisco lateral (cinta de Reil). 

Las que parten del núcleo coclear dorsal se dirigen al núcleo dorsal del lemnisco lateral y el tubérculo cuadrigémino inferior (colículo inferior).

El complejo olivar superior, y más concrétamente el núcleo olivar medial, tiene conexiones con el núcleo motor ocular común (VI par craneal) lo que explica el reflejo de orientación de la cabeza y los ojos en la dirección del sonido. 

El complejo olivar superior y el tubérculo cuadrigémino inferior desempeñan un importante papel en la localización espacial del sonido.

3ª Las terceras neuronas están localizadas en el núcleo geniculado medial del tálamo.

Aquí también encontramos una determinada organización tonotópica, además de desempeñar funciones integradoras auditivas.

 

Los axones de las neuronas del núcleo geniculado medial forman la radiación acústica de Pfeiffer, que se va a dirigir al labio inferior de la cisura horizontal de Silvio, lugar que ocupan los centros analizadores corticales del sonido en las áreas 21, 22, 41 y 42 de Brodman.

El área 41 de Brodmann, en rojo, es el centro auditivo primario. Los estímulos sonoros se proyectan sobre esta área con organización tonotópica, situándose los agudos en la parte más externa y los greves en la más interna.

Las áreas 42 y 22 de Brodmann constituyen la corteza secundaria o de asociación. El área 42, en color gris, cumple la función de atención auditiva e identificación de las palabras. El área 22, en color amarillo, es el centro de gnosia auditiva o área de Wernicke, donde se produce el reconocimiento de lo que se oye, dotándole de un contenido semántico. Su lesión supone incomprensión y pérdida de significado del lenguaje, es decir, el individuo oye perfectamente las palabras, pero le es imposible interpretar su significado (afasias sensoriales o sorderas centrales).

 

La vía auditiva eferente

La vía eferente nace en la corteza auditiva y posee tres tramos neurales bien caracterizados:

  • haz córtico-talámico
  • haz tálamo-olivar
  • haz olivo-coclear de Ramussen: Nace en el complejo olivar superior, sale del tronco del encéfalo por la raíz vestibular del VIII par craneal, y sus fibras llegan a la cóclea a través de haz vestibulo-coclear de Oort hasta las CCE y CCI. Representa el tramo final de la vía auditiva eferente que llega a la cóclea desde la corteza auditiva.

 

Esta vía tiene cometidos inhibidores y reguladores, de manera que puntos concretos del complejo olivar superior, inhibe áreas específicas del órgano de corti, reduciendo la recepción del sonido hasta en 20 dB, capacitándonos para seleccionar entre los instrumentos de una orquesta al violín, o al piano o cualquier otro instrumento .

 

 

Imágenes de uno de nuestros blogs favoritos de audiología: audiologiaacademica.blogspot.com.es

Imágenes de cochlea.eu

Otología LM Gil Carcedo 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    angélica (jueves, 25 febrero 2016 06:09)

    Hola : no entiendo mucho ,de esto, pero ,me interesa saber si USD tratan los acufenos , sufro bastante ,este problema y no escuchó bien a raíz de este problema , gracias

  • #2

    Centro Auditivo Cuenca (jueves, 25 febrero 2016 10:28)

    Buenos días, Angélica. Le ruego nos envíe un email a nuestra dirección de correo electrónico centroauditivocuenca@gmail.com y le haremos llegar información al respecto.

    Muchas gracias por contactarnos, reciba un cordial saludo