Fisiología de la audición: oído externo

¿Cómo influye la anatomía del oído externo en la audición?
¿Cómo influye la anatomía del oído externo en la audición?

El pabellón auricular

El pabellón auricular es una pantalla receptora de las ondas sonoras, las capta y la envía a través del conducto auditivo externo CAE hacia la membrana timpánica. El pabellón auricular contribuye a la localización o procedencia del sonido. 

¿Cómo localizamos el sonido?

Al poseer dos orejas, cada una a un lado de la cabeza, el sonido llega a ambos oídos con cierta diferencia temporal y de fase, lo que sirve a nuestro cerebro para localizar los sonidos en el plano horizontal. Los repliegues y forma del pabellón auditivo, en particular la concha, sirve para localizar el sonido en el plano vertical.

Localización del sonido en el plano horizontal y vertical.
Localización del sonido en el plano horizontal y vertical.

Escuchar por los dos oídos, lo que llamamos binauralidad, no solo es indispensable como hemos explicado para la localización del sonido, también mejora su percepción en alrededor de 8 dB con respecto a situaciones de audición de un solo oído.

El viaje de la onda sonora

Como hemos comentado, el CAE conduce la onda sonora hacia la membrana timpánica, y protege al oído medio gracias a su sinuosidad, sus pelos y también al cerumen. El CAE ayuda a que haya la misma temperatura a ambos lados del tímpano.

La morfología del CAE:

  • Transforma las ondas sonoras esféricas en planas.
  • Refuerza la resonancia de las frecuencias próximas a 3.9 y 15 KHz (múltiplos de la longitud del CAE). 
  • La morfología sinusoidal reduce la impedancia del sonido con respecto a un tubo de la misma longitud y anchura, pero rectilíneo.

Anatomía del CAE 

En el adulto mide de 2,5 a 3 cm de longitud, con sección ligeramente oval de 5x8 mm. Tiene una porción cartilaginosa (el tercio exterior) y otra ósea (los dos tercios interiores) cuyo tamaño varía según edad y sexo. 

La trayectoria tiene forma de ese, con tres segmentos separados por tres acodaduras.

La presencia de pelos y cerumen supone un sistema mecánico de defensa del epitelio frente a la entrada de partículas extrañas como el polvo, insectos, etc, y a la maceración por el agua. El PH ácido de su superficie cutánea constituye un sistema químico de defensa contra las infecciones bacterianas y micóticas. Un lavado excesivo, y traumatismos como por ejemplo los producidos por los bastoncillos, alteran estas defensas favoreciendo la infección.

El Conducto Auditivo Externo consta de una porción cartilaginosa y otra porción ósea.
El Conducto Auditivo Externo consta de una porción cartilaginosa y otra porción ósea.



Audioprótesis Teoría y Práctica. Angulo, Blanco y Mateos.

Otología. Gil-Carcedo


Escribir comentario

Comentarios: 0